El Blog de Mariela Castro

Discurso en el 47 período de sesiones de la comisión de Población y Desarrollo. (Nueva York, 9 de abril de 2014)

Sr. Presidente,

Mi delegación le felicita por su elección para dirigir los trabajos de la comisión, le reitera el decidido apoyo de Cuba y se asocia a las intervenciones formuladas por las presidencias del Grupo de los 77 más China y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

El Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo adoptado en el Cairo en 1994, mantiene plena vigencia. La decisión de la resolución 65/234 de prorrogarlo, refleja la necesidad de eliminar las brechas en su implementación y de asumir los retos actuales de la población mundial.

Ello implica, en primer lugar, solucionar las inequidades existentes entre países y al interior de nuestras sociedades y requiere de una real voluntad política, de la cooperación internacional y de un diálogo sincero que ponga la satisfacción de las necesidades crecientes del ser humano, como objeto y sujeto del desarrollo, en el centro de las políticas públicas.

El impacto de la crisis sistémica y multidimensional generada en los países desarrollados, amenaza la existencia de la especie humana. Para preservarla, urge alcanzar un sistema internacional justo y equitativo que elimine las brechas crecientes entre países en desarrollo y desarrollados, y que parta del principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas. Se impone una  mejor distribución de las riquezas y las tecnologías, el combate del hambre, de la pobreza, la eliminación de las desigualdades y el cambio de los actuales patrones de producción y consumo. Debemos hacer más racional la vida humana.

El cumplimiento del Programa de El Cairo precisa que los países desarrollados cumplan sin dilación, su compromiso de Ayuda Oficial al Desarrollo.

Sr. Presidente:

En 1994, en la sociedad cubana, hombres y mujeres  ya eran activos protagonistas y beneficiarios de las políticas de desarrollo.

Cuba, país insular en desarrollo, que sufre un férreo bloqueo económico, comercial y financiero durante más de 5 décadas, y donde el 75% de las personas ha nacido bajo los efectos de esta política genocida, sigue desarrollando planes y programas sociales para elevar la calidad de vida de su población. Sus principales beneficiarios han sido las mujeres, la infancia y la juventud. Los logros alcanzados son reconocidos internacionalmente.

Como parte de la actualización del modelo económico y social del país, se perfeccionan las políticas públicas para atender las demandas y necesidades de la población, en particular, de la juventud y se fortalecen los mecanismos de participación de todos los actores sociales bajo el liderazgo del Estado.

Nuestras políticas poblacionales se sustentan en el concepto de desarrollo como un proceso integral económico y social, justo y equitativo. Como resultado de estas políticas:

El país alcanzó los ODMs DOS, TRES Y CUATRO, y trabaja intensamente para lograr los restantes, antes del 2015.

El 31.2% de la población está conformada por niños, niñas, adolescentes y jóvenes, que poseen acceso universal a la educación obligatoria y de calidad, hasta el nivel medio.

Las mujeres somos el 64% de las graduaciones universitarias y postgraduadas, y más del 60% del total de profesionales y técnicos del país.

El 48.6% de nuestro parlamento está integrado por mujeres. Cuba ocupa el 3er lugar a nivel mundial.

Los adultos mayores, que constituyen el 18.3% de la población, se benefician de programas especiales de atención.

El 100% de la población está alfabetizada y cuenta con un programa nacional de educación y salud sexual.

En 2013, la tasa de mortalidad infantil fue de 4.2 por cada mil nacidos vivos; la de los menores de cinco años fue inferior a 5.9 por 1000 nacidos vivos.

En materia de salud sexual y reproductiva, el acceso a servicios médicos hasta el nivel terciario es universal y gratuito; la atención primaria tiene un enfoque familiar, el parto es institucional en el 100% de los casos, la estructura anticonceptiva es alta y está garantizada a toda la población. El aborto está institucionalizado como un servicio seguro dentro del sistema nacional de salud pública desde 1965, para garantizar la vida de las mujeres y el derecho humano a decidir sobre su cuerpo.

La prevalencia de VIH-SIDA es de 0.1% en la población sexualmente activa. Existe un programa de atención integral e inclusivo, para la eliminación del estigma a personas enfermas y cuenta con un sistema de monitoreo y prevención eficiente.

Señor Presidente,

El programa para la cooperación internacional del UNFPA, que agradecemos, ha acompañado este esfuerzo nacional. El Programa País 2014–2018 cubre temas como dinámica de población, educación sexual, igualdad de género, salud sexual y reproductiva, con énfasis en la salud materna, el embarazo adolescente y la generación de datos estadísticos e investigaciones para la toma de decisiones.

Señor presidente,

Solo un enfoque integral en las dinámicas poblacionales y el desarrollo puede llevar a la efectividad del Plan de Acción de El Cairo más allá del 2014. Se impone adoptar una agenda de desarrollo inclusiva, con la participación activa y sin discriminación de todos los actores sociales.

Cuba ratifica su compromiso con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo más allá del 2014, y con el Consenso de Montevideo.

Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *