El Blog de Mariela Castro

Discurso de la Dra. Mariela Castro Espín para la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo (CIPD) en el 48 período de sesiones.

Sra. Presidenta,

Mi delegación le felicita por su elección para dirigir los trabajos de la comisión y la apoyará, al igual que a todos los integrantes de la mesa. También nos unimos a la declaración del distinguido Representante de Sudáfrica, a nombre del G77 más China, y de la distinguida delegación del Ecuador a nombre de la CELAC.

Sra. Presidenta,

Este periodo de sesiones de la Comisión de Población y Desarrollo tiene una importancia extraordinaria. Nos encontramos en medio de las negociaciones referentes a la elaboración de la Agenda de Desarrollo-Post 2015, que debe convertirse en la guía universal para el desarrollo de la humanidad e influir sobre las vidas de miles de millones de personas durante los próximos 15 años, por ello los temas poblacionales deben la prioridad y visibilidad requerida.

Para que la Agenda que aprobemos sea transformativa, inclusiva, equitativa y sostenible deberá abordar de manera holística las dinámicas poblacionales y el desarrollo, teniendo en cuenta la innegable interrelación y sinergia que existe entre ambos elementos. La misma deberá también ser coherente con el Programa de Acción de El Cairo y las medidas clave para seguir ejecutándolo, como fue reafirmado por esta Comisión en su pasado período de sesiones.

Esperamos que también se avance en aquellos temas que no fueron recogidos con toda profundidad o quedaron fuera del Programa de Acción. De no hacerlo, estaríamos retrocediendo más de 20 años. Nuestras aspiraciones y acciones deben priorizar las necesidades de las personas como principio.

Estamos comprometidas y comprometidos con una agenda que contribuya a la solución de los problemas estructurales de las economías en desarrollo, agravadas por un Orden Internacional injusto y desigual; una Agenda que permita hacer más sustentable la vida en nuestros países. También con la eliminación de las brechas y desigualdades existentes al interior de las sociedades, entre regiones y a escala global, priorizando los problemas de la población; en una Agenda que permita erradicar el hambre, la pobreza, el analfabetismo, la alta mortalidad por causas prevenibles, el desempleo, los crecientes problemas ambientales resultado de insostenibles patrones de producción y consumo, en fin, un conjunto de problemas que aún permanecen sin soluciones.

Por eso, nos preocupa que en 15 años no hayan sido alcanzados los Objetivos de Desarrollo del Milenio. No podemos desconocer los problemas de población y sus dinámicas. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) deben incluirlos en sus temas de trabajo.

Entre los principales retos que enfrenta el desarrollo poblacional a escala global, está el que las mujeres, las niñas y las personas jóvenes no sigan siendo sistemáticamente privadas de sus derechos y de los medios para tomar completo control sobre sus vidas.

Cada año 800 mujeres mueren por causas relacionadas con el parto y el embarazo; alrededor de 225 millones de mujeres en países en vías de desarrollo quieren, pero no tienen acceso a contracepción efectiva; lo que deriva en 52 millones de embarazos no deseados; cada día, 20 mil niñas y adolescentes dan a luz en países de ingresos bajos y medios, donde la mortalidad materna es la principal causa de defunción de este grupo etario; unas 37 000 niñas menores de 18 años contraen matrimonio. 35% de las mujeres a escala global han experimentado alguna forma de violencia sexual o física durante su vida. El suicidio es, a nivel global, la causa principal de muerte entre las mujeres de 15 a 19 años.

Dos tercios de los 790 millones de adultos analfabetos del mundo son mujeres; las mujeres se enfrentan a un mayor desempleo que los hombres, son más propensas a estar en puestos de trabajo mal pagados; a nivel mundial, las mujeres perciben entre 10 a 30% menos en promedio en los ingresos que los hombres por el mismo trabajo; las mujeres ocupan sólo el 20% de los cargos parlamentarios nacionales, encabezan menos de 17% de los ministerios, y representan el 25% de los puestos de alta dirección en todo el mundo; en algunos países, el feminicidio constituye una de las primeras causas de muerte de las mujeres.

La promoción de la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas deben estar, por tanto, en el centro de la Agenda de Desarrollo Post-2015. Esto es una condición o premisa para alcanzar los ODS. La agenda futura deberá incluir la erradicación de todas las prácticas nocivas, las desigualdades y formas de discriminación, violencia, intimidación o coacción sexual hacia las mujeres en las esferas física, emocional y económica.

Deberá propiciase la participación plena y efectiva de niñas, mujeres y población joven en todos los niveles de toma de decisiones, sobre todo en los temas concernientes a su vida privada, prestando especial atención a la salud y los derechos sexuales y reproductivos, como derechos humanos.

Sra. Presidenta,

Cuba ha desarrollado por cinco décadas políticas inclusivas para su población, entre las que se destacan el acceso universal y gratuito a la educación y salud sexual con un enfoque de derechos, que se garantizan en un marco más amplio de acceso a la salud, educación, empleo, seguridad y asistencia social. Puede afirmarse que Cuba es un país desarrollado demográficamente.

Con el triunfo de la Revolución en 1959 se estableció la igualdad salarial entre hombres y mujeres, gracias a las políticas en favor de sus derechos las mujeres son mayoría en la población ocupada de sectores clave como: ciencia y técnica, educación, salud y también entre los graduados de nivel universitario, representando más del 60%. Las mujeres son presidentas de gobierno en 10 de las 15 provincias del país y ocupan el 48,6% de los escaños del Parlamento, manteniendo el cuarto lugar a nivel mundial, según informe del 2015 de la Unión Interparlamentaria, que también sitúa a Cuba entre los primeros 20 primeros países con presencia de las mujeres en cargos ministeriales[1].

A pesar de las crisis internacionales que afectan la economía cubana y del Bloqueo Económico, Comercial y Financiero impuesto por Estados Unidos por más de cinco décadas, la Seguridad y Asistencia Social es universal; el desempleo total sigue disminuyendo y en la actualidad es del 2,7 %; la esperanza de vida al nacer se acerca a los 79 años y la mortalidad infantil es de 4,2 por cada 1000 nacidos vivos, la cifra más baja del hemisferio, aunque todavía la tasa de mortalidad materna total es de 35,1 por 100 000 nacidos vivos. El parto es institucional en el 99,9% de los casos, y la interrupción voluntaria del embarazo está establecida como un servicio gratuito y seguro del Sistema Nacional de Salud Pública desde 1965, para garantizar la vida de las mujeres y el derecho a decidir sobre su cuerpo.

Cuba colabora con la atención a la salud de millones de personas y la formación de profesionales de 157 países[2]. Cuba respondió con inmediatez al llamado de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud (OMS), para erradicar la pandemia de Ébola en África Occidental.

Estos resultados son un estímulo a los esfuerzos de la Revolución Cubana para perfeccionar su sistema socioeconómico, como alternativa al modelo hegemónico que no ha logrado dar solución a los problemas globales y en buena medida, ha contribuido a empeorarlos.

Sra. Presidenta:

Cuba insiste en la urgencia de un nuevo orden económico y financiero internacional, justo, inclusivo y equitativo, que promueva el ejercicio más amplio de todos los derechos humanos de todas las personas y los pueblos.

Se precisa, además, una verdadera voluntad política de los países desarrollados para cumplir sus compromisos de Ayuda Oficial al Desarrollo y de cooperar en la formación de recursos humanos, la transferencia de recursos financieros y tecnológicos.

Cuba ha demostrado con grandes sacrificios y humildad que las utopías son posibles. La cooperación internacional es un imperativo para lograr un mundo de justicia, libertad e igualdad plena.

Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *